Bienvenidos

Rincón de la web para dialogar sobre las nuevas tendencias de la comunicación y todos sus derivados.
¿Que esperas?, entra, lee y opina tú también.
¡INcorpórate!

17.10.07

¿El derecho de quien?

¡Qué casualidad! yo que quería escribir sobre el Copyright y el Proyecto de Reforma la Constitución Nacional propone desaparecer la propiedad intelectual de la Carta Magna, según porque no es malo que te reconozcan por tu producto (derecho de autor), lo malo es ganar dinero con ello (propiedad intelectual). Después de eso entré en crisis y se me disolvieron los conceptos autor, derecho, dividendos, propiedad, intelectual, privado… etc. Pero yo vine a escribir, contra viento, marea o absoluta disolución de conceptos.

Durante el pasado año 2005 se realizó en Barcelona, España un ciclo de tres días de debate, conferencias, talleres, proyecciones, asesoría legal y demás servicios a favor del estandarte de la “cultura libre” en áreas de la creatividad como la producción digital, la música, la literatura y la cultura audiovisual, con el nombre de CopyfightI, cito de la página guez en cuestión pa´ que cojas el hilo: “Si siempre hubiera existido la propiedad intelectual, la humanidad no habría conocido la epopeya de Gilgamesh, el Mahabharata y el Ramayana, la Ilíada y la Odisea, el Popol Vuh, la Biblia o el Corán. Tecnologías digitales de distribución como las Redes P2P, propuestas de reformulación de los derechos de autor como Creative Commons o movimientos como el del software libre nos sitúan en un periodo de nuestra cultura que reclama una revisión del sistema imperante desde hace trescientos años COPYFIGHT es un ciclo de actividades sobre la crisis imparable del modelo actual de propiedad intelectual, y la emergencia de la cultura libre.

Luego vino, el mismo año el CopyfightII que no duró tres días sino tres meses. Y dice “Habiendo abordado ya la crisis del sistema de creación, distribución y gestión cultural dominante en los ámbitos de la escena digital, la música o la literatura, CopyFight recala ahora en el Centre d’Art Santa Mònica para analizar la cuestión de los derechos de autor en las artes visuales. Remitiéndonos al vinculo que recorre el arte del Siglo XX desde el collage y el objet trouve hasta el copy-art pasando por el apropiacionismo, nos encontramos hoy con la aparición de nuevas licencias que reformulan la noción de propiedad intelectual, el debate sobre la utilización de reproducciones de obras de arte como cita visual y la cuestión del uso de la red como medio de distribución y muestra de creaciones audiovisuales.

La creciente influencia de la escena
copyleft en el ámbito de las artes visuales o el papel de las entidades de gestión de derechos de autor serán algunos de los aspectos que se tratarán a través de un extenso punto de consulta con documentación en todos los formatos, y en el simposio "Arte Ilegal", que reunirá en febrero en Barcelona a artistas, gestores, críticos y activistas en pos de la reforma de la propiedad intelectual.


Las negritas son mías, no todas, sólo las de este texto, pero las comparto si alguien las quiere poner moradas y se sigue entendiendo la idea, para mi es ganancia. Pero creo que mejor no pude haber expresado yo lo naterior. El primer paso es aceptar: aceptación de las propias limitaciones y reconocimiento del talento ajeno que me supera.
Copyleft-revocados todos los derechos (“y todos los perjuicios reservados”) significa copia permitida y es representado con la misma © pero invertida - y mi computadora no la tiene para agregarla acá porque mi Windows XP es originalito-. Copyleft es una nueva filosofía de vida creativa y cultural propone la libertad de hacer, redistribuir copias, modificar, versionar hasta n elevado a la n todos los productos derivados de una obra determinada. Lo opuesto al Copyright.


Parece que la idea del
Copyleft vio la luz por allá en los creativos años setenta y se lo postulan a varios nombres, como el de Richard Stallman creador del proyecto "guh-noo" que significa “no es Unix” y dio inicio al movimiento del software libre que otorga la Licencia Pública General y promulga la libertad de usar el programa, con cualquier propósito (libertad 0), la libertad de estudiar el funcionamiento del programa, y adaptarlo a las necesidades (libertad 1), la libertad de distribuir copias, con lo que puede ayudar a otros (libertad 2), la libertad de mejorar el programa y hacer públicas las mejoras, de modo que toda la comunidad se beneficie (libertad 3). Otro nombre relacionado al asunto es el de Don Hopkins y con el texto – súper risible – llamado Principia Discordia. Todo lo anterior tomado de Wikipedia, sin la que hoy seriamos nadie.

El Copyleft se divide en fuerte y débil, que para resumirlo significa todas las libertades y algunas libertades. El Copyleft es completo o parcial, lo que quiere decir que si es completo se puede hacer con toda la obra lo que uno quiera y si es parcial significa que algunas partes no están a la disposición del libre uso. Toda licencia Copyleft-completa es también share-alike o en cristiano: compartir por igual pero dice Wikipedia que no es viceversa, porque el share-alike usa el lema “algunos derechos reservados” que no aplica a la noción de Copyleft-completo (porque no se reserva ningún derecho). De verdad espero que se esté entendiendo porque viene más.

Creative Commons o creatividad común. Lo interesante de incluir el link no es ver de dónde me fusilé la información, sino disponer de los libros en castellano en PDF para descargarlos y saber más de lo que aquí yo resumo. CC es una ONG que crea licencias GPL (Licencia Pública General). Esta organización distribuye y facilita las herramientas necesarias para comprender y utilizar las “propiedades” de una obra. Y aquí viene lo bonito, no es que se volvieron locos y se va a armar una orgía intelectual donde uno no sabe de quien es el derecho o el izquierdo de cada cual. O que ahora o en el futuro uno no va a saber quién fue el autor de qué, ni va a dejar de ser dueño de lo suyo, ni a dejat de tener reconocimiento ni a no ganar dinero con sus obras, NO, no se trata de eso. Se trata de manejar con el mayor grado de provecho las propiedades de las obras. Las propiedades de las obras son: La Atribución con la nomenclatura “by” o “por” que obliga a citar las fuentes de esos contenidos. El autor debe figurar en los créditos. La No Comercial con la nomenclatura (nc) que obliga a que el uso de los contenidos no pueda tener bonificación económica alguna para quien haga uso de esa licencia. La de Ningún Trabajo Derivado (nd) que obliga a que esa obra sea distribuida inalterada, sin cambios y la propiedad Compartir por igual que obliga a que todas las obras derivadas se distribuyan siempre bajo la misma licencia del trabajo original.

Ni las normas APA son tan sencillas, son sólo cuatro propiedades que se deben respetar y el resto es… ¡la creatividad es el límite!


Copyfight, Copyleft y Creative Commons
serían el equivalente en cuanto a creación y creatividad de la Teoría Gaia en cuanto medio ambiente y al 2.0 en cuanto a Web e información.


Señores el mundo está cambiando y las propuestas que se están haciendo sí son radicales, sí son arriesgadas, y sí definitivamente no le convienen a un gentío, pero tienen en común que todas buscan que la mayor cantidad de conciencias tenga su espacio y su derecho a enterarse, intervenir y expresarse.


Pero estos sismos
evolucionarios exigen un profundo sentido del compromiso y de la honestidad individual para poder concretarse como logros comunitarios. ¿Esto se entiende? Estamos hablando de autoarquía, autoliderazgo, autocontrol y autoconciencia.


El slogan de cultura libre y el
Copyleft podría ser “descárgalo, distribúyelo, utilízalo, léelo, declámalo, memorízalo, y hasta disfrútalo sin el permiso expreso de sus autores.” Ojo los verbos son de los defensores del movimiento, de la página de cultura libre, pero la conjunción y la idea de volverlo un slogan es mía, si alguien tiene pues la amabilidad de reconocérmelo cuando me lo fusilen.


Ahora el asunto de la propiedad intelectual y el derecho de autor en Venezuela, es otro tema que deberá discurrirse por separado para no indigestar ni confundir. Desde aquí me toca pasarte el testigo a ti que me has leído, es tu turno de intervenir y ya sabes que han sido
revocados todos los derechos,
y lo digo con toda la ambigüedad y doble sentido pertinente a quien se dé por entendido.

Haz click en la imágen para ver el video de Creative Commons:


3 comentarios:

Marlow dijo...

A ver...Derechos de autor o no? Cuestión compleja. Los P2P le están dando en la madre a las transnacionales y eso me gusta. Odio todo lo que tenga q ver con monopolios. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en el derecho que tiene una persona de ser dueña del producto de su trabajo. Por eso creo debemos buscar un equilibrio en el cual los autores se vean beneficiados y el público no se advierta criminalizado por compartir sus archivos de música, etc. Está difícil la cuestión, en lo que sí no tengo dudas es en que las transnacionales, que son las que realmente pelean por el copyright, no deberían adueñarse del producto de los artistas y/o científicos, sea el caso que se quiera. Si las grandes empresas dejan de adueñarse del trabajo de los artistas, yo apoyaré el copyright y la abolición de los P2P, mientras tanto: a la mierda con ellos, que quiebren.

Guido dijo...

Por lo general de acuerdo.
Pero hay cosas que no me acaban de cuadrar, como "Copyfight, Copyleft y Creative Commons serían el equivalente en cuanto a creación y creatividad de la Teoría Gaia en cuanto medio ambiente y al 2.0 en cuanto a Web e información."

De verdad no veo la analogía entre Gaia y CC. Al contrario, por más que tomemos a Gaia como cierta la interacción entre las diversas partes produce daño y sufrimiento para unos y beneficio para otros, así el sistema se termine autorregulando. Sea gaia cierta o no, los leones se siguen comiendo a los antílopes y el ébola sigue matando gente. CC no exige per se que existan dominadores y dominados por el bien del "sistema", al contrario, es una contribución voluntaria y personal que permite beneficio a nivel individual y colectivo.

Otra cosa con la que no estoy de acuerdo es:
“descárgalo, distribúyelo, utilízalo, léelo, declámalo, memorízalo, y hasta disfrútalo sin el permiso expreso de sus autores.”

Al contrario, cuando pones la CC das tu permiso expreso a nivel general. Si cambias ese trozo por "sin tener que pedir permiso", queda mucho mejor, puesto que el permiso ya está.

De resto un excelente artículo y lo voy a citar en mi blog.

Yimmi dijo...

Recordemos que el CC se basa en el hecho de que el autor posee derechos sobre su obra en el mismo momento que la crea... esto da por sentado una propiedad, una regulación y una permisología.
Sin embargo, como todo en el mundo, hay los que utilizan las herramientas para el bien y para el mal. Muchos se aprovecharán del sentido de la palabra "compartir" para ganar dinero a costa de los demás. Por eso, esto del CC así como casi todo lo relacionado a la Web 2.0 requiere de una sociedad extremadamente madura.
Soy de los que piensa que esa sociedad aún no existe, pero hacia allá vamos...